Otros

Tu salud un tema para consultar con tu almohada

No hay nada más delicioso (y peligroso) que “mi almohada de toda la vida.” Ah… ese eterno debate entre la nostalgia y la salud.
Salud? Y es que acaso puede afectar mi salud?
Sí! Consúltalo Con tu almohada! Y deja que ella misma te responda si te está haciendo daño.

Cada noche, perdemos aproximadamente una tasa de líquido que va directo a
nuestra almohada. Para los escépticos: el líquido se compone de diferentes secreciones que producimos por ojos, oídos, nariz y boca (lamentamos ser tan explícitos, pero aquí nadie es cuerpo glorioso).
Y sigamos, porque esto apenas empieza.
Esa acumulacion de líquido, combinada con la acogedora temperatura de la almohada, la convierten en el ecosistema perfecto para la prolife¬ración de ácaros, virus y bacterias; todos nocivos para nuestra salud.
Sí. Ya nos imaginamos tu cara de terror al leer esto. Sin embargo, hay solución(es).
La primera: pregúntate “Hace cuanto no cambias tu almohada?” Si respondes que hace más de un año, o peor aún: no lo re¬cuerdas, es hora de recoger tu almohada, echarla en una bolsa roja y botarla con los residuos peligrosos.
La segunda: compra 2 protectores para tu almohada (para así tener siempre uno dis¬ponible cuando estés lavando el otro). El protector recoge en gran medida el líquido que perdemos y no lo deja entrar directamente en la fibra, retardando el asen¬tamiento de los ácaros, virus y bacterias.

Por tu salud y la de tu familia, recuerda cambiar tu almohada cada 6 meses.

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *