Descanso,  Hogar,  Otros

Rutinas para antes de dormir

Ivan Pavlov le tocaba una campanita a su perrito 20 minutos antes de servirle su plato de comida. Hacía esto todos los días, durante 3 veces al día. Al principio, su perrito ignoraba la campana y 20 minutos después iba a comer. Saltaba y ladraba alegremente mientras el Dr. Pavlov le llenaba el plato. Con el tiempo, el perrito fue asociando el timbre con la hora de comer, al punto de comenzar a salivar solo con el sonido que éste emitía. Y fue así como se comprobó que la mente se condiciona ante las rutinas y el cuerpo termina antecediendo con una reacción física ese futuro predecible que se presenta a continuación.

Esta teoría es completamente replicable en nuestro día a día a la hora de dormir. Toma nuestro Quiz y conoce que tan experto eres para dormir.

Lo primero que debemos evitar es condicionar la mente a alguna conducta negativa, por ejemplo: “no puedo dormir”, “sufro de insomnio”, “me cuesta conciliar el sueño”… ahhh la mente… esa pequeña voz que nos anticipa siempre el peor de los escenarios, y nuestro cuerpo, el templo que le obedece sin ninguna objeción.

Entonces:

lo segundo es crear el hábito para condicionar la mente a dormir bien. Y a dormir cuando quieras. Los horarios muchas veces pueden presentar alteraciones, por esto es importante ser flexibles y no frustrar la rutina acogiéndonos a ellos. Sin embargo, el orden de nuestras acciones sí debe respetarse. Tener una rutina organizada de aseo y relajación previa a irse a la cama es fundamental para que la mente vaya empezando a dar las órdenes necesarias al cuerpo para que éste entre en modo sueño.

Sigue la Rutina

En la lista abajo, puedes encontrar algunos pasos que te recomendamos seguir (insistimos, en orden) para lograr quedarte dormido una vez estés bajo las sábanas y reposado en tu almohada.

  1. Lava tus dientes.
    En la noche debes completar tu lavado con seda dental y enjuague bucal.
  2. Lava tu cara.
    Las impurezas del aire y el sudor que produces pueden tapar tus poros sensibilizando tu piel, usa una toalla limpia para secar suavemente tu rostro.
  3. Usa una pijama limpia.
    No utilices ropa con la que fuiste a sitios públicos, y si sudas en la noche, cámbiala frecuentemente.
  4. Tus tareas del día siguiente.
    Haz una lista de pendientes que atenderás al otro día para que éstos no te levanten en la noche.
  5. Programa un despertador.
    Y apaga tus aparatos electrónicos o ponlos en modo avión. Los dispositivos más modernos ahora facilitan establecer un filtro de luz azul para antes de dormir, actívalo.A
  6. Apaga las luces. Es hora de Dormir.
    La oscuridad es un componente clave del sueño. Entra en la cama, métete bajo las sábanas y reposa tu cuello y cabeza sobre tu almohada preferida. Cierra los ojos o busca un punto focal suave y haz un pequeño ritual de relajación o agradecimiento. Encuentra nuestra meditación para dormir aquí y úsala para guiar tu mente a un estado de calma.

Ensáyalo! Ya verás que muy pronto, desde que te estés lavando los dientes, tu cuerpo te va a estar pidiendo un sueño profundo.
Para complementar más tu rutina mira nuestro artículo Dormir debería ser más fácil.

Recuerda que trabajamos para que puedas soñar.

Coach del Sueño.
Juliana Echeverri.
Distrihogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *