Hay maratones
que se corren desde cama”.

La maratón original la corrió Filípides para anunciar el triunfo de los Griegos ante los Persas en la batalla de Maratón. Debía llegar a Atenas lo más rápido posible para evitar que la población se quitara la vida ante no tener noticias tal y como lo habían acordado. Filípides corrió 40 kilómetros y gritó “Nike” el nombre de la Diosa de la Victoria. Pasados los siglos, cuando se convirtió una competencia olímpica, los Reyes de Inglaterra aumentaron 2.195km al recorrido para que la meta coincidiera con su palco.
Hoy la maratón es símbolo de constancia, disciplina y sobre todo, de mucho esfuerzo.

Por eso, nos podemos referir a algo como maratónico cuando cumple estas características, así el contexto no sea el atletismo.
Y así es la vida misma, como una maratón.
La maratón de maratones.


Una de esas Maratones y quizás la más divertida y menos dura, es la de las Series.

En tiempos donde el espacio y las distancias se limitan, las series de televisión nos mantienen inspirados, entretenidos y conectados. Así que quién dijo que no se podría correr una maratón desde la cama? Como toda prueba, requiere de un calentamiento previo para que todo salga como lo planeamos. ¿Estás listo?

Asegúrate de seguir estos pasos para llegar a la meta con la satisfacción del entretenimiento cumplido.