Otros

Dormir en compañía de niños. Una fórmula mágica

Tener un bebé en casa está lleno de primeras veces. Así no sea el primer hijo, todos los padres sabemos que cada niño(a) tiene un proceso distinto al que nos debemos adaptar; y probablemente lo que nos funcionó con uno, no nos funcionará con el otro. No nos digamos mentiras: por más que leamos, por más herramientas que tengamos disponibles, por más que lo hayamos ensayado todo, nada nos prepara para la experiencia de ser padres.

El sueño de los bebés es un tema bastante importante en la dinámica familiar, pues es un momento donde creeríamos que podemos poner pausa a la maravillosa locura para darle paso a otros asuntos que tenemos pendientes… pero no es así.
Algunos padres se preocupan porque creen que sus bebés tienen problemas de sueño; pues habría que revisar bien quién es el que los tiene: si el bebé o los papás. Antes de los 5 años, es natural que los niños no tengan un patrón fijo de sueño, y si lo tienen… aprovéchenlo! Son muy de buenas! Lo que hay que entender con mucha paciencia es que son más los casos donde los niños no van a dormir de corrido (y en la noche) como lo hacemos los adultos.

Ahora, esto no quiere decir que estemos condenados a pasar una mala noche durante la primera infancia de nuestros hijos. Aunque no existe una fórmula ni mágica ni única para cada niño(a), sí existen algunas formas en las que los adultos podemos adaptarnos mejor a sus rutinas y de esta forma pasar todos una buena noche con un sueño reparador.

Encuentra abajo nuestras recomendaciones y compártenos las que te hayan funcionado! Estaríamos felices de ensayar todo lo que nos ayude a dormir mejor.

  • Recordemos que nuestros cuerpos están diseñados para dormir, esto quiere decir que tu bebé eventualmente caerá profundo así sus gritos y su llanto te hagan dudar.
  • El reloj biológico no es un mito y todos tenemos uno. Las rutinas tales como la luz, el ruido, el baño y las comidas entre otras, pueden ayudar a programar el sueño de tu bebé.
  • Revisa que las condiciones sean ideales para dormir. La temperatura es una de ellas pues el frío o el calor interrumpen el sueño de cualquiera! Toma nota: los bebés deben usar una prenda más que nosotros para estar a temperatura ambiente.
  • El “white noise” o “ruido blanco” los arrulla, pues les recuerda el sonido dentro del útero de sus madres. En YouTube, Spotify o Napster puedes encontrar muchas melodías.
  • Envolver a tu bebé como en un tabaco “swaddle” puede contener sus impulsos y eventualmente arrullarlo. En Distrihogar tenemos las sábanas y cobijas ideales para esto. Encuentra también en YouTube tutoriales de cómo hacerlo.
  • No compares con otros bebés (ni con los propios), esto sólo te va a generar angustia y frustración. Cada bebé es distinto y debes concentrarte en entender qué lo ayuda a dormir y cómo se lo puedes facilitar.
  • No existe la “cantidad ideal” de sueño para los bebés. Estudios demuestran que los períodos en que duermen a sus 2 meses pueden variar entre 9 y 20 horas al día.
  • Alimentar! La leche les estimula las hormonas que generan relajación y saciedad. Esto mitiga el estrés y la ansiedad que muchos bebés sienten y les impide dormir.
  • Cuida tu propio sueño! Y cuando te parezca imposible, piensa que esto también pasará…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *